sábado, 23 de julio de 2011

Vergonzosa


Todos tus muertos
Carlos Moreno, 2011
A mí me gustaría ser alguien. A mí me gustaría ser importante y tener el poder para titular en El Tiempo, y en el tiempo. Y pondría, en la primera página: “¡VERGONZOSA!”. ¡Vergonzosa!, a propósito de esa película (?), de la que no voy a repetir el nombre.

Pero esos metros y metros de celuloide no valen una sola de las líneas de este blog. Y no es que crea que estas líneas valgan un puñetero centavo –nada de lo escrito acá va a cambiar el mundo–. Peor: ese remedo de audiovisual vale menos que nada.

Vergonzosa. No lo digo por el tratamiento frívolo e indignante que hace de un drama tan brutal como una masacre en un pueblo colombiano. Aunque también. Y ojo: porque a partir de una masacre en Colombia podría salir una comedia delirante, divertida, dura, profunda. Digo vergonzosa, sobre todo, porque ¿dónde está por lo menos el asomo de intentar contar algo de verdad? ¿Dónde está la mínima verosimilitud que le permite a alguien engancharse con un personaje? Con uno, sólo pido con uno. ¿Dónde está el humor negro del que se ufanan en la publicidad? ¿Humor negro? ¡Chistes de latonería y pintura! ¿Qué hace ahí una escena de un polvo? ¿De dos polvos? ¿Qué hacen en esa película los gallos de pelea? ¿Qué hacen en esa película metáforas tan fáciles como la del amarillo de la bandera de Colombia? ¿De dónde salieron muertos vivientes en el Valle del Cauca? ¿Salen del mismo lugar que el monstruo de los mangones de Pura Sangre? Vergonzosa. Lo digo también por la misoginia, que de eso sí hay en esta joya. El mensaje es este, señoritas: no se vayan a vivir con un campesino feo y bizco; eso las hace las más putas del pueblo, sobre todo si son bonitas. ¡Y el remate! ¡El remate! Esa cursilería: el reparto y el equipo técnico inclinándose, como en una obra de teatro… como pidiendo perdón. Y no sigo. Ya dije: no vale la pena.

Inútil buscar referencias en la historia del cine. Que no comparen eso con Río de las tumbas de Luzardo. Este pedazo de nada sólo es comparable con el peor capítulo de Sábados Felices y con la mejor película de Dago García. Y que me perdonen los señores de Sábados Felices. Y que no me perdone ese señor García, que tanto mal le ha hecho y le sigue haciendo al cine de este país.

Vendrán a decir que hacer un largometraje en Colombia ya es meritorio, por el solo hecho de hacerlo. Y a los que vengan con eso les voy a gritar que no me vengan más con estupideces. Tanto trabajo que cuesta hacer una película, tanta plata, tanta gente, y salir con una estafa. Si yo fuera el director de eso me daría vergüenza darle la cara al mundo; empezando con el protagonista, Álvaro Rodríguez, quien a pesar de su talento no pudo hacer nada para salvar lo que desde el guión no era más que naufragio; siguiendo con Edson Velandia, que va la madre si no está arrepentido por haber autorizado que esa canción suya tan bonita, La montaña, quedara ahí, cortada a las patadas en el momento menos lamentable de toda la cinta; siguiendo con Diego Jiménez, el director de fotografía, a quien se le nota oficio; y terminando por el público… casi escribo: que ojalá sea escaso; pero eso sería tan mezquino como mala la película.


Yo quisiera creer que Carlos Moreno solo ha hecho una pelicula: Perro come perro. Pero hizo esta vergüenza. Y no me lo creo.


OSCAR LACLAU

6 comentarios:

  1. Cómo así que la película es tan mala. Con los avances, o como se les diga, estaba entusiasmado con la cinta. Será verla, para comprobar que uno: me gustan todas las pelícuas (menos una) y dos: que no se nada de cine.

    Un saludo a quien sea Oscar Laclau, antes lo sabía, ahora no lo recuerdo.

    ResponderEliminar
  2. En Cinema W, contaron que la gente a mitad de película se salía de la sala. Terrible.

    ResponderEliminar
  3. Yo casi lo hago. Pero soy masoquista.

    Felipe Angostura.

    ResponderEliminar
  4. Volviendo a leer Atunes ... por cierto, gracias por salvarme de. Lamentable lo que algunos hacen en el cine colombiano; estoy de acuerdo con que se dejen de martirizar con que hacer cine acá es difícil y empiecen a escoger mejor que guiones van a financiar. Seguro que acá se cuecen historias mejores que vergüenzas como esta y otras tantas.

    ResponderEliminar
  5. Seré un salmón contra corriente: A mi me gustó Todos tus muertos, sabiendo que a pocas personas les gustaría. Hasta la considero pedagógica teniendo en cuenta la cantidad de personas que aún consideran que el conflicto es sólo una cuestión presente en el cine.

    ResponderEliminar
  6. La idea de que en este país se pueda uno encontrar con cincuenta muertos en el patio trasero de su casa y no pase nada, es inclusive, valiosa, pero definitivamente la realización de esta cinta es absoluta y completamente lamentable. Una historia sin historia, llena de cabos sueltos y símbolos gratuitos, un ritmo insoportable y poco orgánico y eso sin contar con que vemos actores sufriendo de una inconmensurable orfandad por parte de su director, que con todo respeto, demuestra con descaro que no sabe manejar la naturaleza sensible de un actor, por experimentado que este sea.

    ResponderEliminar