viernes, 1 de octubre de 2010

Tortura china



Antes de dejar este jueves sin entrada (ya viernes), los Atunes publicamos esto como un insulto a los buenos pescadores: tintas que no alcanzan a ser aforismos, ni frases, ni cuentos brevísimos, ni nada. Tampoco se parecen a las "Gotas Cordiales" del malpensante Andrés Hoyos, mas van tomando aires de las indeseables gotas chinas. Sufran.

- La conciencia: caverna con guacharos estridentes, mejor salir de ella.

- No me dejen solo cuando esté borracho: podría odiarlos tanto hasta el punto de quererme demasiado, o viceversa.

- Se perdió el norte en la brújula que perdí en el norte.

- Mis errores revelan dos cosas: lo detestable que se puede ser y lo admirable de tus virtudes.

- El amor está a la vuelta de la esquina… esquina de una calle muy oscura en una ciudad que no conoces.

- Tal vez el afán de conocimiento sirva sólo para complacer al ególatra que pretende conocer. Al conocer no se llena un vacío de la realidad sino el permanente vacío de un hombre.

- Consenso: Se enfrascaron en una discusión que hería mi muda tranquilidad, cada arremetida con el ánimo de ser la afirmación letal que acabara de una vez por todas con la réplica.

- A desatar las ganas, a soltarlas, como el padre que suelta la bicicleta del hijo por primera vez. Verlas libres y que sólo con el simple pedaleo sigan hasta el final: la caída, el estrellón.

CAMILO GIRALDO.

2 comentarios:

  1. Hombre, qué goticas cordiales ni qué ocho cuartos. Ya quisiera Hoyos haber escrito la última "lágrima" que pusiste. Cien veces mejor esta tortura que la valeriana "bienpensante".

    ResponderEliminar